viernes, 4 de enero de 2013

Avances

            En primer lugar desearos a todos un feliz y próspero 2013. Estrenamos año para supersticiosos, a mi personalmente me encanta el número trece y creo que tiene una mala fama inmerecida. Pero no quiero despistarme con otros temas, esta entrada es para contaros los importantes avances de mi novela.
        Ha sido muy dificil empezar a escribirla, ese primer momento ante la pantalla en blanco de mi ordenador ha resultado inesperadamente tenso. Digo inesperadamente porque con el relato Nota de Suicidio las palabras me salían solas y no podía parar de teclear frenéticamente. En Galviakán, por el momento, cada párrafo ha sido fruto de una previa maduración, pensando sosegadamente en la importancia de cada dato revelado para que poco a poco estas píldoras de información vayan conduciendo al lector por la trama de la novela. He de reconocer que el resultado me está dejando muy satisfecha, pero siendo sincera no esperaba que me costara tanto.
           El tema de la documentación está superado y después de visitar un espléndido castillo medieval tengo material de primera mano para trabajar con él. 
        Viajar in situ a una localización real para inspirarme en los escenarios de mi novela ha resultado un grato descubrimiento. Por ello, he decidido que me marcharé en Semana Santa a Toledo para acabar de rematar todo lo referente a ambientaciones que están inspiradas en ubicaciones reales. Opino que documentarse así da una necesaria veracidad a la historia, proporcionando además coherencia y credibilidad, para que sobre ellas se apoye la ficción o la fantasía que queramos añadir. Claro que para poder utilizar este sistema sin arruinarte no debes ambientar tus novelas en sitios muy lejanos.
             
             Siete mil palabras son el punto de partida, ahora a continuar sumando...
            Disfrutad de lo poco que queda para retornar a la rutina, de los Reyes Magos, de los regalos o del carbón...la cuestión es que nos traigan algo.