viernes, 15 de mayo de 2015

"Las vidas de Báthory"

A la tercera dicen que va la vencida. En eso estoy yo. Acabo de terminar mi tercera novela y llega el momento de decidir qué hacer con ella.

"Las vidas de Báthory" está preparada para volar sola, debo soltarla y observar de lejos hasta dónde puede llegar. He tardado dos años en escribirla, por la parte de documentación ( pasajes históricos y personajes) y por la madurez, que creo necesitaba mi forma de escribir. Si he aprendido algo en estos años, es a ir con calma. En esta novela hay más misterio, la intriga de un buen thriller, y el terror viene condensado en pequeñas píldoras que voy repartiendo a lo largo de la trama. 

El personaje en el que he inspirado la novela es muy conocido por los amantes del terror, la Condesa Sangrienta, Erzsébet Báthory de Ecsed. Una noble húngara que asesinó a más de seiscientas cincuenta jovencitas, para bañarse literalmente en la sangre de éstas y mantener de esa retorcida manera su piel tersa y joven. La Dama Roja ha sido fuente de inspiración para escritores, músicos, pintores, etc... si queréis información sobre ella, no es nada difícil obtenerla, en la red se acumulan datos referentes a su vida, crímenes, modus operandi y sobre su terrible final. 
Hace muchos años que decidí escribir sobre Erzsébet, pero cuando leí la novela "Ella, Drácula" de Javier García Sánchez, supe ese deseo se había convertido en una necesidad. Me alegro de haber esperado, mi novela es diferente a todo cuanto se ha escrito sobre ella, y eso es lo que más me gusta. Valentine Penrose, Alejandra Pizarnik, Javier García Sánchez...todos ellos hablan de las maldades de la Condesa, pero ninguno se viste con su piel para narrar los hechos en primera persona. Yo he penetrado en esa mente diabólica  y esos son los pasajes que más he disfrutado escribiendo el libro.


Aquí podéis ver el único supuesto autorretrato de la Condesa Sangrienta, aunque en verdad se dice que no es ella la que aparece en el lienzo, sino una sobrina. Como todo lo relacionado con su personaje, nunca sabremos la verdad absoluta. ¿Un complot en su contra por ser mujer, viuda y rica? ¿O en verdad fue la asesina más perversa de cuantas hayan existido?



Su condena, por los atroces crímenes que cometió, fue a morir emparedada en el interior de sus aposentos. Y así sobrevivió tres años y medio, hasta que el 21 de agosto de 1614 murió. Imaginaros la crueldad de ese castigo; la oscuridad, el hambre, la soledad y el intenso frío de los Cárpatos. Según dicen, ni una queja, ni una súplica, ni un grito salió de su boca mientras la tapiaban...
Mi novela da una vuelta de tuerca, una visión diferente de los hechos, pero guardando esa esencia del mal en cada página.

Espero, que esta vez, alguna Editorial seria apueste por mi novela. Los emails no tardarán en salir de mi correo como cigüeñas cargadas con mi nuevo bebé. Por el momento, y con vuestro permiso, yo seguiré soñando.




No hay comentarios:

Publicar un comentario